El pañuelo de seda cuadrado, un clásico que nunca pasa de moda.

Una inversión, eso es un pañuelo de seda para las editoras de moda a nivel global y para quienes amamos la textura, elegancia y versatilidad de la seda.  Vogue, Harper’s Bazaar, Marie Claire, L’Officiel, los títulos más importantes que descodifican y traspasan las tendencias globales a los consumidores de moda, hablan de los pañuelos de seda como un “investment piece” o pieza de inversión.

Pañuelo cuadradoBataglia

No importa la temporada, no importan las tendencias estacionales, los colores o texturas que estén de moda, se mantiene como una pieza icónica, al nivel de un “Little black dress” o un trench; piezas que debemos tener en nuestro armario, que no pasan de moda y que por lo mismo, más que un gasto, son una inversión.

Grace Kelly

Un pañuelo de seda

El pañuelo de seda puede ser un accesorio clave en un armario modesto, su versatilidad le permite ser usado de distintas maneras. Tradicional al cuello, como es su más común uso; en la cabeza, cubriéndola y dándole un halo de misterio a nuestro look o, para quienes optan por una imagen más más atrevida y juvenil, atado al pelo o a una muñeca, otorgándole frescor a nuestra apariencia.

Olivia Palermo

Como buena pieza atemporal, es usual protagonista de las pasarelas de las marcas más importantes del orbe, de aquellas que imponen tendencias y que mueven comercialmente la moda global. Últimamente, hemos visto pañuelos de seda en las pasarelas de Balenciaga, Versace, Dries van Noten, por nombrar algunos, quienes se han rendido a esta pieza, proponiendo a  sus clientas el uso variado de este “key ítem”.

Dries van Noten

Como una bandana, atado al cuello, agarrado a tu jeans preferido como un accesorio informal,  atado al asa de tu cartera favorita…en fin. Con un pañuelo de seda estarás apostando a la segura, estarás eligiendo a una pieza clásica con variadísimas posibilidades de uso. Si es Grimal, aún mejor 😉